Casi en todas las sesiones de coaching me encuentro trabajando con un aspecto de la CONFIANZA, específicamente: cómo construirla o reconstruirla.

Quizás sea porque lograr algo, sea lo que sea, implica la colaboración con alguien más, y la confianza es la base de cualquier relación exitosa.

Tomemos como ejemplo la posición de líder, liderar a otros. Durante el coaching ejecutivo y coaching de vida suelen preguntarme mucho sobre cómo motivar equipos de trabajo, o a nuestros hijos en casa para que logren alcanzar objetivos en común.

Ser líder es inspirar a otros a trabajar para lograr un objetivo en común, motivándolos y desarrollándolos para lograrlo. Inspirar a otros para que te sigan sin que sientan confianza es imposible, y obligarlos a seguirte sería forzarlos. En el caso de la falta de confianza, motivar se convierte en forzar, empujar, amenazar, y con esto podrías lograr que se haga determinada tarea pero nunca el compromiso de las personas a hacerlo y hacerlo bien.

Fred Kofman se refiere a esto como: “Tú quieres que tus hijos quieran leer y no que lean porque tú quieres que lo hagan”.

Casi todo esfuerzo humano requiere de colaboración para alcanzar la meta. Por debajo del nivel de la META (el “Qué”), están las RELACIONES (el “Nosotros”) que logran que esas tareas sean factibles. Y por debajo de eso está el “Yo”, el ser que necesita poner en práctica los valores y el propósito por el cual vive. Las relaciones es la forma en la que podemos expresar nuestros valores EN CONJUNTO, y sólo será eficiente cuando exista confianza entre las personas involucradas, permitiendo controlar menos y delegar más.

¿Qué es la confianza y cómo la construyes?

La estructura de la confianza.

La confianza es una OPINIÓN y como tal está basada en alcanzar un estándar. Ese estándar, aunque es particular para cada persona, se puede analizar con la estructura que encontré combinando las visiones del Coaching Ontológico (Rafael Echeverria) y el trabajo en Ciencias Conductuales (Mayer, Davis, & Schoorman, 1995), y está basada en la opinión de quien brinda la confianza sobre las características que tiene aquella persona sobre quien se deposita la confianza:

  • Habilidad o competencia: destrezas y cualidades que son importantes para la relación.
  • Integridad: una serie de principios que quien brinda la confianza encuentra aceptables, donde la SINCERIDAD es clave.
  • Confiabilidad: tiene un historial positivo de promesas y compromisos cumplidos.
  • Benevolencia: quiere lo mejor para el otro, fuera de un motivo egocéntrico.

Comunicaciones efectivas para construir confianza.

En el último workshop que hice surgió este ejemplo “común”: una gerente dijo que se sentía disgustada porque una persona de su equipo no confiaba en ella. Luego de que hablamos (la coachee), se dio cuenta de que ella había estado contribuyendo a esa opinión al no brindar uno de los componentes de la confianza, los que mencioné anteriormente. “Fallar” puede mostrarse de diferentes formas y no siempre se entiende de la misma forma por quien brinda la confianza y quien la recibe. Por ejemplo, la persona que quieren confíe en ellos cree que no están siendo sinceros con su promesas porque no las están cumpliendo, pero quizás sea por falta de competencia, algo más sencillo de resolver que la falta de sinceridad.

Si deseas convertirte en alguien confiable, quizás quieras comenzar con esto:

  1. Conéctate con tu propósito y valores para asegurarte de que tus compromisos vengan de un lugar benevolente (lo mejor para todos).
  2. Haz compromisos que SEPAS puedes cumplir: sé SINCER@. Puedes decir algo como: “No estoy segur@ de poder cumplir con esto porque aún no se qué requiere el trabajo pero puedo darte una respuesta más precisa en una semana”, o algo como: “Lo aceptaré con la condición de renegociar los términos del trabajo porque en este momento no sé si pueda cumplir con todo lo solicitado”.
  3. NO DEFRAUDES a nadie, si crees que estás por hacerlo HABLA y si ya lo hiciste REPÁRALO tan rápido como puedas: haz lo que dices que harás. Si descubres que no podrás cumplir, hazlo saber INMEDIATAMENTE y renegocia el compromiso. Quizás tengas que ofrecer disculpas por haber aceptado en primer lugar, entender el impacto de esto y crear un plan de contingencia para contrarrestar las consecuencias de no haber cumplido. Lo peor que puedes hacer es esperar a que PIDAN LO QUE ESTABA PENDIENTE (“tu compromiso”) y digas: “No lo tengo…”.

Existe mucha capacitación online sobre cómo hacer esto con la Visión Empresarial Consciente (Conscious Business Acumen), dónde te enseñan a tener conversaciones positivas en cuanto a los compromisos, realizando pedidos que conlleven a compromisos, exigir cuando no se cumplan y asegurándose de ofrecer disculpas efectivas en caso de incumplir.

Trabajando con la Neurobiología de la confianza.

Desde la Neurobiología de la confianza, la idea principal es evitar activar el cerebro reptil (amígdala/miedo) y activar los poderes de tu “sabia/Jedi interior”, como lo describe Shirzad Chamine en su libro Positive Intelligence.

Como yo lo entiendo, la característica principal de la Jedi es la VISIÓN POSITIVA de todo lo que ocurra asumiendo RESPONSABILIDAD INCONDICIONAL por ello. Sólo cuando asumes que hay algo que puedes hacer y que incluso en las peores situaciones hay algo positivo para aprender, entonces empiezas a ver las cosas a través de la perspectiva de la Jedi (es decir, empiezas a usar tu cerebro en toda su capacidad). Shirzad sugiere usar la TÉCNICA DE LOS 3 REGALOS para cambiar al “modo Jedi” antes de resolver cualquier inconveniente. Se basa en pensar en 3 regalos que alguien “malo” te haya dado. Una vez que tengas eso podrás activar tu Inteligencia Positiva (o cerebro sabio) y usar tus poderes de Jedi.

Los poderes de la sabia o Jedi interior son:

  1. EMPATÍA: sentir lo que otros sienten, o como lo escribe Shirzad: sentir y mostrar valoración, compasión y perdón. La empatía tiene dos objetivos: tú y los otros. Mientras más empática puedas ser contigo misma, más podrás serlo con los demás. Es ponerse en el lugar del otro, fácil.
  2. EXPLORACIÓN: sé como un detective o un niño muy curioso sobre los problemas que se presentan, busca entender las cosas preguntando. Si alguien no logra cumplir lo prometido, pregunta: ¿Qué ocurrió? ¿Cuándo supiste que no podrías hacerlo? ¿Por qué no me lo dijiste en ese momento? La exploración te permite entender el por qué de las acciones de la otra persona y quizás prevenir que ocurra nuevamente.
  3. INNOVACIÓN: busca nuevas formas de hacer las cosas. Por ejemplo, toma la perspectiva de alguien más, una totalmente diferente a la tuya y dale paso a un poco de locura (sin juzgar) antes de elegir un camino. Una genial nueva idea te puede sorprender. También podrías valorar cualquier idea y decir “Sí, y…” en lugar de “No, pero…”.
  4. DIRECCIÓN: decide cuál camino tomar usando tu brújula interna (valores y propósito). Esto es de mucha ayuda cuando entras en conflicto con alguien más. ¿Qué quieres ser en la vida? Lleva eso a ESA relación para resolver las cosas: construye confianza a través de la conexión.
  5. ACCIÓN DECISIVA: ¡HAZLO! Ponte en movimiento, un paso a la vez, sin dejarlo para luego, sin procrastinar. Sólo avanza con tus dudas y miedos, eso sí, mantente abierta a APRENDER.

Aunque esto se enfoca en ti, la persona que desea tener la confianza de los demás, también hace foco en cómo tratas a los demás, no sólo para ganar su confianza, sino para que actúen de la misma forma contigo también. Enseñar con el ejemplo.

Palabras finales.

La confianza es una opinión que puede ser construida a través de acciones y una comunicación efectiva, especialmente si lo enfocas en los tres primeros componentes: habilidad, integridad y confiabilidad. La diferencia con “la confianza basada en el instinto” viene del cuarto componente: la benevolencia. ¿Cómo se construye esto? Alineándote con un propósito que trascienda y enfocándote en servir a otros.

Una forma de entender fácilmente la benevolencia es pasar del “¿En qué me beneficia esto?” a “¿En qué beneficia esto a todas las personas involucradas?”

En el libro GRIT, Angela Duckworth cuenta la historia de éxito del CEO de JPMorgan Chase, Jamie Dimon. Este exitoso CEO deposita su confianza en las personas si puede responder con un SÍ a estas preguntas: 1) ¿Dejaría que manejaran mi negocio sin mi? 2) ¿Dejaría que mis hijos trabajen para ellos?

La primera pregunta trata sobre la habilidad, integridad y confiabilidad, la segunda sobre la benevolencia.

Cuando CONSTRUYES CONFIANZA, preparas el terreno para que aquellos a tu alrededor (incluida tú) FLOREZCAN con logros, motivación, emociones positivas, relaciones positivas y propósito.

Espero leer tus comentarios y experiencia construyendo confianza.

Denise Dziwak.

Denise Dziwak. Biografia.Denise Dziwak trabaja como coach, consultora de negocios, conferencista y autora, habiendo publicado recientemente su libro Florecer en Familia. La Casa Interior.

Si quieres trabajar con Denise puedes ver su programa de coaching para Florecer AQUÍ.

Si quieres que te envíe recursos, tips gratuitos y nuestras novedades, ¡súmate al grupo de mujeres que ya están floreciendo!

¡Gracias por suscribirte a mi newsletter! Pronto estarás recibiendo novedades.